Con un millón y medio de habitantes, Barranquilla, la capital del Altántico, vive durante este mes su máxima expresión de folclor y alegría.
La arenosa está de fiesta.
Cortesía terra.com.co

Barranquilla es carnaval

Se trata del Carnaval de Barranquilla, declarado Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y que, según aseguran los investigadores, es el resultado de la confluencia de las culturas española, africana e indígena. A eso se le suman las migraciones posteriores de culturas como la árabe (sirios y libaneses), la asiática (chinos), la hebrea y la europea (alemanes, francesas, ingleses e italianos).

Este gran evento, que se celebra 40 días antes la Semana Santa, incluye cada año la Batalla de las Flores -el 25 de febrero-, un desfile popular de comparsas y danzas de origen afroindígena como el Torito, el Diablo, el Garabato, el Congo y las Pilanderas, y culmina -el 28 de febrero-, con el entierro simbólico de Joselito Carnaval.

La fiesta comienza desde diciembre, cuando lanzan el carnaval, y a medida que se acerca febrero se aumenta la programación. Este sábado la cita será para la música y sus raíces; el 10 de febrero será la coronación de la Reina del Carnaval y al día siguiente la de la Reina Popular y Momo.
El 17 de febrero será la noche de la Guacherna, el 18 será el encuentro de orquestas y el 19 el Carnaval de los Niños.

A pesar de las múltiples festividades, la mayoría de los visitantes prefieren llegar a La Arenosa la víspera de la Batalla de las Flores, cuando el carnaval entra en la recta final y los multitudinarios eventos congregan al público en las principales vías barranquilleras.

Desfiles, tradiciones, fantasías, danzas y carrozas se encargan de que el público olvide por varios días la realidad y se deje contagiar por el colorido y la alegría.

 


Curramba La Bella
 

La parranda es tanta que muchas veces apenas si queda tiempo para disfrutar de los atractivos turísticos de la capital del Atlántico. Pero téngalos en mente para que los conozca. Incluya en su agenda una visita a Usiacurí, el famoso centro artesanal que queda en las afueras de la ciudad. Allí se sorprenderá, además, con el museo al poeta Julio Flórez.

Si quiere refrescarse dedique un rato a las playas en el balneario de Puerto Colombia, entre las que se destacan Salgar, Santa Verónica, Salinas del Rey y Puerto Caimán.

Para los amantes de los deportes acuáticos, nada como una visita a la Laguna del Guájaro, en un pueblito llamado Repelón. Un espectáculo que bien vale la pena, sobre todo para quienes están en plan familiar, es visitar Bocas de Ceniza, el lugar donde desemboca el río Magdalena en el mar Caribe.

Además, no puede dejar de visitar la Isla de Salamanca, todo un Parque Natural Nacional de 21.000 hectáreas, con una gran variedad de mamíferos, 195 especies de aves.

En estas tierras se han hallado diversas piezas arqueológicas que datan entre el año 2.500 antes de nuestra era y el 500 después de Cristo.

                                                   info@carnavaldebarranquilla.com